EnglishPortugueseSpanish
BLOG

LA “NUEVA REALIDAD” Y EL MARKETING

marzo 4, 2021

ucho se ha especulado sobre cómo será el país (y el mundo) ante una nueva realidad, luego que las autoridades permitan la reapertura de todos los sectores sociales y económicos, y aunque las teorías más fuertes apuntan a que el mundo cambiará en muchos aspectos, lo cierto es que los consumidores volverán a la mayoría de sus antiguos hábitos de consumo, pero con un periodo de adaptación que puede durar varios años.

 

Una realidad es la economía. Estudios recientes demuestran que el golpe que recibió el país en materia presupuestal es desalentador, solo los bancos y unas pocas empresas reportaron crecimiento en sus ganancias, el resto no. Muchas pequeñas marcas cerraron para siempre y otras tuvieron que reinventarse y diversificar su línea de negocio o de producción. Lo que incidió directamente (junto con el aislamiento) en los hábitos de compra de los consumidores (los pedidos a domicilio se dispararon, los pagos con tarjetas aumentaron, se redujo el consumo suntuoso, muchos dejaron de hacer filas, entre otros). Un estudio reciente llevado a cabo por Criteo, reveló que más del 50% de las personas se habían sentido cómodas con las compras online y continuarán con este hábito.

 

Sin embargo, la historia evolutiva en nuestro país, ha demostrado que después de finalizado el periodo que genera miedo (violencia, pandemia, etc), las personas regresan a muchos de sus antiguos hábitos y los combinan con esas nuevas cosas que aprendieron; por ejemplo, luego de la pandemia, las personas volverán a un restaurante, pero serán más precavidos con las aglomeraciones y la higiene. Aquí entonces se presenta un interesante reto para todos los sectores económicos, empresas y marcas (especialmente emergentes), que requieren de estrategias urgentes, pero bien planteadas, para su recuperación.

 

Hoy compartiremos algunas de estas estrategias, que según nuestra experiencia pueden funcionar bien para aquellas marcas y empresas que le quieren apuntar a la recuperación en medio de una “nueva normalidad” (que ni es nueva, ni mucho menos normal):

 

1. Local cerrado: mayor fidelización. 

Fuimos testigos de la desesperanza que produjo tener que cerrar un local comercial por falta de ventas. Aquí la estrategia debe estar enfocada en recuperar esos clientes a través de canales digitales (no se centre solo en Facebook). Hay muchas formas de mantenerlos informados sobre tus productos, promociones y volverlos a traer, si es que decides abrir las puertas. Consolida bases de datos, revisa sus redes sociales, qué hacen tus clientes antiguos (o nuevos), sus gustos, la música que comparten, sus reflexiones, fotos, religión, deportes, todo eso dará una mejor idea de quienes son y te permitirá ofrecer mejor productos o servicios y crear campañas segmentadas. La fidelización no solo se da con bonos de descuento.

 

2. Presupuesto apretado: mayor segmentación.

Como lo explicamos en el punto anterior, segmentar la publicidad digital es muy importante no solo para llegar a los clientes que realmente necesitas, también para optimizar tu presupuesto en pauta y estrategias de marketing digital. Aprende a enviar correos masivos, mensajes de WhatsApp, programar publicaciones en tus redes sociales y procura buscar asesoría de un experto para que tus campañas realmente tengan el éxito esperado.

 

3. Inventario en bodega: E-commerce.

Con el aumento de compras por internet, las páginas web con e-commerce se convirtieron en una opción importante para los clientes, que ya no van a las tiendas físicas, pero que buscan los mismos productos y servicios simplemente porque los necesitan o los desean. A esto se le suma la seguridad para compradores y vendedores, que ofrecen plataformas como Mercado Pago, PayU, entre otras, para el pago con tarjeta débito o crédito.

 

4. Desconfianza del consumidor: mejor servicio al cliente.

Ya los consumidores no van a tu tienda, no hay estrategias BTL, ni decoración que valga. Sin embargo la competencia digital también puede ser agresiva y otros pueden emplear los mismos recursos online que utilizas, aquí es muy importante que tu diferenciador, además de la esencia de tu marca, sea el servicio al cliente. Debes estar atento a las preguntas que estos hagan en tus redes, responder con amabilidad y brindar la información necesaria para que ellos sientan que la atención sigue siendo la misma (o mucho mejor) que cuando visitaban tu local.

 

En general, la “nueva normalidad” supone cambios de paradigmas para vendedores y compradores, entender que los canales digitales son una realidad, y que las estrategias y métodos de llegarle a esos consumidores se tienen que adaptar, pero entendiendo que seguimos siendo seres humanos, con las mismas necesidades, sueños y esperanzas. Todos necesitamos de todos, aún cuando los tiempos cambien y el mercado evolucione a escenarios para los cuales muchos no estaban preparados.

 

Suscríbete ahora a nuestro blog

y no te pierdas de ninguno de nuestros artículos.