Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EnglishSpanish

En varias publicaciones hemos hablado del buyer persona y atendiendo a la solicitud de varios de nuestros seguidores, hemos querido dedicar nuestro blog de junio a hablar de este tema.

Lo primero que vamos a considerar es que no es lo mismo el arquetipo de cliente ideal (buyer persona), que el cliente o público objetivo, el segundo es a quien le vamos a vender, está identificado y segmentado. Mientras que el primero, hace referencia a un “avatar”, es la personificación de para quién hemos diseñado nuestra propuesta única de valor. En otras palabras, el cliente ideal es una sola persona, el público objetivo es el grupo.

¿Por qué es importante?

Crear un arquetipo de tu cliente ideal te servirá para ordenar mejor la información e identificar las necesidades que nuestro producto o servicio va a satisfacer en este, además te permitirá crear mejor tu público objetivo y su respectiva segmentación. Todo esto te ayudará a optimizar los recursos al momento de plantear estrategias de marketing y publicidad, además de tener claro a quién le vamos a vender, evitando hacerlo “a todo el mundo”.

También es muy importante considerar que nuestro buyer persona es dinámico, por lo que resulta más fácil ir ajustando nuestro arquetipo en la medida que vamos conociendo nuestros clientes, el mercado y los procesos de retroalimentación, que ajustar nuestro producto o todo nuestro plan estratégico. Por ejemplo, un cliente ideal que antes se encontraba solo en facebook, ahora puede haber migrado a Tick-Toc, haber cambiado de gustos musicales o simplemente, haber crecido. Por lo tanto, se hace necesario estar revisando de manera periódica nuestro “cliente ideal”.

Algunos datos claves

Para definir tu arquetipo de “cliente ideal”, no es necesario contratar una investigación de mercado (pero si tienes el presupuesto, adelante), basta con observar las tendencias, el comportamiento de nuestros clientes habituales y hacer encuestas sencillas de vez en cuando, entre otros.

Aquí te dejamos algunos datos claves, que te ayudarán a definir tu modelo de buyer persona, los cuales puedes ampliar con el fin de detallar lo mejor posible:

Nombre: Inventa un nombre para tu avatar.

Imagen: Busca una foto de alguien (famoso o no) que se parezca a tu cliente ideal.

Profesión u ocupación

Horarios de todas sus actividades diarias.

Nivel de salario: importante para definir nuestra estrategia de precios.

Datos demográficos: edad, sexo, etc.

Criterios geográficos: dónde vive, dónde vivió, hábitos y costumbres locales.

Situación familiar: padre/madre con hijos, casad@, divorciado, separado, soltero, etc.

Rol social: líder/seguidor, formador de opinión.

Intereses: viajes, formación, deportes, lectura, relax, cuidado del medio ambiente, alimentación saludable, etc.

Hábitos: apasionado por las redes sociales o no, permanece horas mirando televisión o le gusta leer el periódico los domingos.

Características personales: poco tiempo libre, no sabe conducir, no habla otros idiomas, necesidad de estatus, le gusta llamar la atención o mantiene un perfil bajo, adopta las nuevas tecnologías antes que nadie o se adapta a ellas posteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *